12 mayo 2006

Comenzamos la aventura...

Finalmente el temido día ha llegado y es que después de tanto tiempo intentando evitar lo inevitable he sucumbido ante la presión y estoy escribiendo un blog!
Sabía algún día tenía que ser, sobre todo estudiando lo que estudio y juntándome con los que me junto.

Creo que no hará falta presentarme pero por si no me conocen soy Mannix, estudiante (por ahora) de Ingeniería Técnica en Informática de Gestión en la ULPGC y este es mi primer blog.

Pensarán que he empezado siendo un poco exagerado pero es que no puedo evitarlo y es que siempre ha sido así por mucho que quiera resistirme a las modas, acabo cayendo. Y es verdad, desde mi más tierna infancia he sido una víctima de las modas:

Vas a la guardería porque los demás críos también van (y porque es la excusa perfecta para que tu madre se deshaga de ti durantes unas horas por lo menos).

En el cole, vale que hagas lo que los demás niños, pero que cada vez que dos de tus amigos tengan un juguete nuevo, te miren mal porque tú no tengas algo parecido, es pasarse.

En el instituto con la ropa primero, que tiene que ser de marca por supuesto. Luego está el tema de las chicas, que si no has estado con alguna una de tres: o eres un pringao, feo de cojones y como último (y lo más temido por los adolescentes de mi época) homosexual. Entonces dejas de vivir feliz en tu mundo ideal de colegas, videojuegos y deportes para tener una meta nueva: las chicas.
A la par de lo de las chicas está el tema de salir de fiesta. Vamos a analizar esto que tiene su gracia:
Todo comienza cuando viene alguno de tu pandilla y cuenta a todo el grupo que salió con su hermano mayor y se pegó una fiesta. ¿El resultado?
  • El colega en cuestión pasa a ser el rey del mambo.
  • Todos le quieren imitar:
    • Sales a sitios en los que no te van a dejar entrar, con música a todo volumen que no sabes bailar, en los que sirven bebidas alcohólicas que te saben a rayos y llenos de peleas y malos royos en los que te puedes meter.
¿Qué pasa al final?
  • Acabas saliendo fin de semana tras fin de semana, emborrachándote y viendo cómo ni a ti ni a tus amigos dejan entrar en estos locales mientras que a tus amigas casi les hacen reverencias para que pasen.
El deporte antes que los estudios, no quedarte dormido el día del exámen, liarte con una amiga, echarte novia, fumar... son tantas las cosas que dijiste que nunca harías que ahora ya te esperas todo de ti.

Supongo que es verdad que he exagerado un poco y que esto del blog no es para nada comparado con cosas tan nocivas como el fumar (o el echarse novia!).

Concluiré (cosa que no espero que agradezcan muy efusivamente) con una declaración de inteciones y es que espero (y ahora sí que espero que no se echen las manos a la cabeza) continuar con el tema este del blog. ¿Por qué? Pues porque en esta vida hay que probarlo todo DE TODA LA VIDA, ASÍ ME LO APRENDÍ YO.

Etiquetas: